6.10.20

Adobe Acrobat y su "nuevo" modo de lectura fluida

 Hace tan solo unos días, Adobe irrumpía con una nota de prensa que pretendía ser una pequeña revolución: Adobe Acrobat Reader, el lector de archivos PDF por antonomasia, tanto en ordenadores como en otros dispositivos, permitirá a los usuarios (al fin!) leer sus archivos como si fueran un libro electrónico EPUB gracias a la nueva funcionalidad "Liquid Mode".

Es decir, reconstruyendo la maquetación de las páginas de forma fluida, de modo que se adaptara fácilmente a pantallas pequeñas, como las de los smartphones.


Gracias al motor de IA de Adobe, Sensei, las apps móviles de Acrobat Reader permitirán descomponer un documento PDF en un cómodo flujo de imágenes y textos, adaptados perfectamente a la anchura disponible de cualquier dispositivo y orientación.

Ésta es sin duda una excelente noticia para los usuarios, que hasta ahora se veían obligados a desplazarse con multitud de gestos táctiles por la pantalla de sus smartphones si querían realizar una lectura ordenada de sus PDFs, cuya apariencia era rígida y se veía truncada dentro de una pantalla vertical estrecha.

Vender algo viejo como algo nuevo

Sin embargo, esta novedad que promueve Adobe a los cuatro vientos, no lo es tanto. Lo es en el approach tecnológico utilizado, pero conceptualmente hay una historia detrás que es interesante conocer.

El declive del formato PDF como formato de lectura digital empezó hace aproximadamente una década, con el advenimiento del iPad ¿por qué?

Este dispositivo, el tablet que iba a revolucionar la industria editorial de toda índole, funcionaba con un sistema operativo, el iOS (ahora iPadOS) en cuya misma esencia, en cuya arquitectura más fundamental, marginaba los documentos PDF a poco más que una imagen. 

El motivo último de este tratamiento, no lo sé. Quizás sea por la aversión que Steve Jobs tenía a Adobe, a los que tachó públicamente de "vagos", por lo que aniquiló uno de los entonces productos estrella de la compañía de San José, el Flash (SWF), jurando que sólo por encima de su cadáver los iPhones o iPads serían compatibles con ese formato de archivo multimedia. 

Y su cadáver, desafortunadamente, pasó por encima poco después por encima del de SWF, producto muerto y enterrado hace tiempo. 

Pero volvamos al PDF. Los dispositivos iOS permitían leer documentos PDF, sí; al principio con un conjunto de meritorias apps de terceros como GoodReader, luego con el incorporado iBooks (que primaba el formato EPUB por encima). Pero siempre, siempre, como si fuera una imagen por la que había que ir viajando y haciendo zoom, debido a que todas las apps debían apoyarse en la arquitectura subyacente del sistema operativo iOS.

Lógicamente, una imagen no se puede desgajar automáticamente para que los párrafos de texto fluyan y se adapten a la pantalla. Algo que sí se produce con naturalidad en páginas HTML o libros electrónicos EPUB (que son, en el fondo, páginas HTML).

Pero ¡atención! éso no es porque el formato PDF en sí no distinga sus contenidos entre textos fluidos e imágenes, no. Es porque el sistema operativo que lo alberga no le da la gana de molestarse en tratarlo como lo que el PDF realmente es: un documento digital perfectamente estructurado y accesible, y válido, entonces, como e-Book.

De hecho, aunque esté un poquito escondida, Adobe Acrobat Reader, el lector gratuito de PDFs para computadoras, disponde desde siempre de una opción "Reflujo" que permite adaptar la lectura a cualquier tamaño de la ventana de la aplicación. 

Pero, más aún: ¡también sucedía lo mismo en dispositivos móviles! Yo recuerdo leer PDFs en modo reflujo en mi pequeñito Pocket PC HP iPad en el año 2003:



Entonces ¿cómo es posible que sea una novedad algo que podía hacer hace 17 añazos en un dispositivo con una resolución de.... 320x240 píxels (!!) repartidos en una pantalla de 3.5 pulgadas? (en comparación, el promedio del tamaño de las pantallas de los smartphones hoy en día es de 6", con resoluciones que triplican la del iPaq)

Pues que Adobe, inerme ante el veto de Apple a tratar como es debido a los archivos PDF en sus dispositivos móviles, y ante la, en relación, mayor pobreza cualitativa de las apps en el entorno Android, ha recurrido a hacer un truco, un salto mortal: "engañar" al usuario, añadiendo un modo Reflujo (como el que tenía el PocketPC en 2003) que no es tal, sino una especie de cambalache ¿en qué consiste?

Gracias a la nube, que me ha dado tanto

Cuando el usuario actualiza su app Acrobat Reader en su dispositivo (por ejemplo, un iPhone) efectivamente encuentra un nuevo botón en forma de gotita, el modo "liquid". Eso sí, ahora es obligatorio iniciar sesión con nuestro Adobe ID (o con algún otro login federado, como por ejemplo Facebook) para poder usar la aplicación, algo que no sucedía hasta ahora. Esta circunstancia es debida a que Acrobat necesita acceder a la nube para enviar las páginas de nuestro documento PDF, de modo que su motor Sensei pueda devolver una suerte de documento HTML deducido a partir del PDF, que se presenta al usuario dentro de la app.

De ahí que me haya tomado la licencia de denominar esta nueva feature como un cambalache, y no una funcionalidad genuina de desglose y reflujo del PDF como hacía heroicamente mi iPad en 2003.


Bien pero ¿funciona o no? Pues... más o menos ;-) Las pruebas que a las que he sometido a la nueva app Acrobat Reader en mis dispositivos han arrojado los siguientes resultados empíricos:
  • No funciona siempre, ni en todos los PDFs (no funciona si tu PDF tiene más de 200 páginas)
  • No es instantáneo
  • Cuando funciona, el resultado es un documento muy agradable a la lectura, que se ajusta perfectamente a la anchura de la pantalla, y que además permite ajustar, como en los e-books, tamaño de fuente, interlineado, etc.
  • Obviamente no funciona en documentos escaneados
  • En mi smartphone con Android 9 no aparece el botón de Liquid Mode
  • A veces muestra contenido roto o desbarajustado
En resumen, una buena noticia en el fondo, aunque se trate de un cambalache. Desde el punto de vista tecnológico es un parche bastante cómico pero, oye, si gracias a este parche vamos a poder disfrutar de una lectura cómoda y relajada de nuestra documentación en PDF, pues "è ben trovato"


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Consulteu aquí la versió en català d'aquest blog