17 de abril de 2013

B.Y.O.D.

En esta ocasión quisiera hacer una reflexión un poquito "off-topic" con respecto a la publicación digital pero totalmente alineada con el tema de la formación en tecnología, que es una de nuestras áreas de negocio.

Quisiera hablar del concepto de B.Y.O.D. ("Bring Your Own Device") que se está consolidando, como casi todas las novedades, desde el mundo anglosajón. 

Tradicionalmente los cursos de formación que implicaban la enseñanza de una herramienta de software se hacían en aulas equipadas con ordenadores uniformizados de 10, 20, 30... plazas.

ANTES


El alumno se podía sentar en cualquier puesto de trabajo, encender el ordenador genérico equipado con el disco duro clonado del resto y por lo tanto con la misma configuración de software. Para trabajar con sus archivos, o para llevarse sus ejercicios a casa, a menudo tenía que depender de traer una unidad externa o USB. Si no, guardarlos en el disco duro era algo arriesgado y volátil, ya que no tenía la seguridad de poner contar con exactamente la misma máquina el próximo día o bien el servicio de mantenimiento del aula se encargaba de arrasar con cualquier documento de usuario.

En nuestros cursos presenciales de Publicar En Digital el ambiente es distinto. Para empezar, son grupos muy reducidos (máximo 7 alumnos) donde se invita a cada uno de ellos que traiga sus propios dispositivos. Típicamente un ordenador portátil y últimamente también su tablet, e-reader o Smartphone. Actualmente es muy frecuente que profesionales del diseño, la programación o estudiantes dispongan de uno. Si no, se les ofrece la posibilidad de alquilar un equipo propio, pero esto sucede en la minoría de casos.

Instantánea de una clase de Publicar en Digital

De este modo, el alumno trabaja con su máquina, con si configuración y con el software sugerido para curso. A su vez se lleva los ejercicios a casa de manera automática, y puede aprovechar un entorno online (WiFi, etc.) para en paralelo seguir conectado al e-mail o redes sociales y así no padecer de la ansiedad de no estar unas horas totalmente offline de los avatares de su trabajo (intentando acceder a un webmail en un ordenador desconocido, con el consiguiente riesgo).

Ahora, donde al menos en España estamos pasando por una oleada de fortísimos recortes en el gasto público, muchas escuelas y universidades se lamentan de la falta de presupuesto para actualizar máquinas en las aulas y mucho menos el programario de software, que menudo admiten abiertamente que es "pirata" (incluído el Sistema Operativo).

Todo esto podría cambiar si se adoptase la filosofía BYOD también en las instituciones edicativas. A día de hoy todo es distinto: el alumno traería su portátil a aulas con mesas y proyector, el profesor a su vez traería el suyo y podría mostrar sus ejemplos que ha acabado de perfilar 15 minutos antes en la cafetería ;) , las aulas podrían ser más polivalentes, y ahora el software ya no es la compra de cajas costosísimas si no suscripciones asequibles para estudiantes y docentes como es el caso de Adobe Creative Cloud. 

¿Sería esto externalizar un coste a los alumnos? Sí, pero sería un coste mínimo, y debería poder compensarse con alguna contraprestación o freno a la subida de tasas. A su vez, la escuela quedaría liberada de una pesada carga presupuestaria, y la formación sería mucho más dinámica al desaparecer todas las cortapisas que implica estar trabajando en ordenadores extraños.

En mi experiencia docente diaria tanto en Publicar en Digital como en los centros de enseñanza pública o privada donde imparto formación, cada vez es más habitual que los alumnos literalmente arrinconen el ordenador "oficial" y planten encima de la mesa su laptop o tablet. Si ya se está haciendo espontáneamente, ¿por qué no institucionalizarlo?

4 comentarios:

  1. Por que eso sería privatizar la enseñanza pública y eso no se puede. Todavía es peor, pues por ejemplo aquí en Andalucía a mi hija la Junta le ha dado un ordenador, un miniportátil, cuando en casa ya tenía uno, pero ni se lo ha preguntado, se le ha dado y punto. Pero aunque esté de acuerdo con lo que tú dices creo que una gran mayoría o por lo menos las personas que nos gobiernan no están. España es diferente. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. A mi me parece una buena filosofía pero debería repercutirse en el precio de los cursos, cosa que me parece que no está pasando.

    ResponderEliminar
  3. Con esa filosofía NO PODRÍAN ACCEDER TODOS POR IGUAL A LOS CURSOS, contribuiría a distanciar aún más las clases sociales, y ha desaparecer la clase media. Cada vez es más difícil estudiar. Entiendo que lo digas porque tus cursos son poco numerosos, pero es un poco peligroso lo que planteas, hay que mirar más globalmente.

    ResponderEliminar
  4. En general, en cualquier centro de formación de los que he disfrutado/padecido, el sistema de red permite crear tu propio perfil personal, con carpetas compartidas, correos personales, cuentas propias, etc, que hacen innecesario el traer tu propio dispositivo.
    Lo de tener que utilizar usb propias o el disco duro del ordenata (el c:) en vez de usar una unidad en red de almacenamiento, con su copia de seguridad, su canesú, es del siglo pasado.
    Por último, podría usar mi portátil en el centro, pero si me dejan una megapantalla para conectarlo y poder usar las tropecientos mil paletas de los programas Adobe.
    Un saludo!

    ResponderEliminar

Consulteu aquí la versió en català d'aquest blog